Está comprobado científicamente que el contacto de la piel con la piel es benéfico no solo para los tejidos y la circulación sino también para la mente, ya que estimula la liberación de hormonas de la felicidad que te harán sentir totalmente renovada y llena de vida. Descubre qué masajes puedes realizar en tu cuerpo para mimarlo cada día.

Cuerpo

1

Cuerpo

Normalmente la falta de energía se atribuye a una circulación sanguínea lenta, por lo cual la mejor manera de activarte es masajeando la piel en el momento del baño para estimular y favorecer así la oxigenación de todo el cuerpo. Utiliza Palmolive® Naturals® Menta y Eucalipto y un cepillo suave de cerdas naturales para exfoliar todo tu cuerpo, remover impurezas y refrescarlo, llenándote así de vitalidad y energía. Ten en cuenta que debes hacerlo con movimientos circulares de abajo hacia arriba para prevenir la retención de líquido y evitar maltratar los delicados capilares de la piel.


Orejas

2

Orejas

De acuerdo con la medicina tradicional china, en las orejas se encuentran diferentes puntos de presión que pueden activarse para estimular todas las distintas partes del cuerpo. Cubre ambos oídos con tus manos y comienza masajeando suavemente el punto en el que se unen con la sien, luego sujeta cada lóbulo entre tus dedos índice y pulgar y aplica una ligera presión rítmica, y continúa subiendo por todo el costado de la oreja y vuelve a bajar, sin dejar de pellizcar ligeramente para estimular todos los puntos. Puedes hacerte este masaje varias veces al día para darle a tu cuerpo varias dosis de energía e incluso puedes utilizar aceite esencial de menta para un toque refrescante que te dará además una deliciosa fragancia.


Rostro y ojos

3

Rostro y ojos

En las horas de la tarde en las que el cansancio se hace fuerte y comienzan a aumentar los niveles de melatonina en el cuerpo es normal que los ojos comiencen a apagarse, enrojecerse y hasta hincharse. Además de mantenerte constantemente hidratada, para refrescar el aspecto de tus ojos y tu rostro puedes enjuagarlo con agua fría y dar un ligero masaje a golpecitos con las yemas de tus dedos en los párpados y la zona alrededor de ellos para estimular la circulación, tonificar la piel y reducir la hinchazón y el tono azulado de unos ojos cansados. Finaliza con una ligera salpicadura de agua fría en la nuca para despertar también el termómetro natural de tu cuerpo.


Pies

4

Pies

Los pies son quienes llevan todo el día la carga de las jornadas de trabajo y normalmente no reciben toda la atención que necesitas. Para una rápida sensación de descanso y alivio, quítate los zapatos y camina descalza por un par de minutos, luego siéntate y dedica cinco minutos a masajear la planta de cada pie con los nudillos. Aprovecha para flexionar las articulaciones de tus tobillos de arriba hacia abajo con movimientos circulares y para entrelazar los dedos de tus pies con los dedos de tus manos para estirarlos y flexionarlos. Termina el masaje aplicando una cantidad generosa de crema hidratante que contenga aceite de eucalipto, para refrescarlos y revitalizarlos al tiempo que los humectas.


Espalda

5

Espalda

El yoga ofrece técnicas y ejercicios que utilizando el propio peso del cuerpo ofrecen los mismos beneficios de relajación y renovación que un masaje. Durante las noches prueba a recostarte en el suelo, ojalá sobre un tapete de yoga o algo similar que evite que te lastimes, levanta tu torso, dobla la pierna izquierda y crúzala sobre la derecha, sujeta la rodilla de la pierna doblada con el brazo opuesto y gira el torso de manera tal que sientas un estiramiento efectivo de los músculos lumbares y la espalda. Sostén la posición por unos 20 o 30 segundos y repite hacia el otro lado.