Para iniciar bien el día no solo es necesario haber pasado una buena noche, también son importantes las actividades que realices en cuanto te despiertes para darle un inicio activo y vital a tu jornada. Descubre algunas rutinas saludables que puedes seguir a diario para sentirte recargada y vital desde el primer momento.

Ilumínate

1

Ilumínate

A pesar de que es difícil sentirse con energía en las mañanas, ver el sol como primera actividad en tu rutina es importante para que el cerebro se active y el cuerpo se despierte. Si te despiertas temprano, abre las cortinas y las ventanas para que entre la luz del sol, que no solo ayudará a tu cuerpo a sintetizar elementos como la vitamina D, sino que activará el reloj biológico, dándole una inyección de energía a tu metabolismo. Levantarse temprano ayuda también a que tengas tiempo para llevar a cabo todas tus actividades matutinas sin prisas y sin estrés.


Estírate

2

Estírate

Activa tu cuerpo con algo más suave que el ejercicio para que no comiences el día agotada: mientras estás recibiendo la luz del sol, estira tu cuerpo poco a poco: comienza por estirar los brazos y las piernas estando de pie para extender todo tu cuerpo; luego siéntate en el suelo con las piernas rectas para acercar lo más que puedas tu cabeza a tus rodillas, ya que este ejercicio no solo estira tus piernas y tu espalda baja sino que estimula la circulación de la sangre para una mejor oxigenación, lo que te hará sentir revitalizada y enérgica.


Aliméntate

3

Aliméntate

En cuanto abras los ojos al momento de despertar, lo mejor que puedes hacer es beber un vaso de agua para rehidratar el cuerpo después de un largo período sin consumir ningún líquido; de ser posible, evita la cafeína o distribúyela en varios cafés a lo largo del día ya que una oleada estimulante como primera cosa en la mañana descompensa el cuerpo en pocas horas. Consume un desayuno rico en proteínas y carbohidratos complejos y bajos en azúcar: tostadas de pan de granos, yoghurt bajo en grasa, huevos o fruta fresca. También puedes optar por un batido de tu fruta y lácteo favorito enriquecido con superalimentos como col rizada, granos de quinoa o semillas de chía.


Báñate

4

Báñate

Después de haber activado tu cuerpo con un ejercicio ligero o estiramientos y de haberle dado la primera carga de nutrición, es el momento de revivir y activar tu piel. Para esto puedes darte un baño de agua no tan tibia y utilizar una esponja suave con una pequeña cantidad de Palmolive® Naturals® Menta y Eucalipto, frota en todo tu cuerpo con movimientos ondulantes para dejarte envolver una suave sensación de vitalidad y energía. No olvides enjuagarte con agua ligeramente más fría que de costumbre, para tonificar la piel y los músculos y cerrar los poros.


Canta

5

Canta

Encuentra esa canción o ese artista que te llena de energía y ganas de cantar desde el primer momento de la mañana y realiza las actividades de tu rutina al ritmo de tu música preferida. Bailar y cantar no solo ayudan a estimular la correcta circulación de la sangre a través de todo tu cuerpo, sino que favorecen la producción de hormonas como la oxitocina y la serotonina, conocidas también como “hormonas de la felicidad” para que la carga de energía matutina que le das a tu cuerpo esté llena también de alegría.